lunes, 28 de febrero de 2011

Pecados Capitales (no tan capitales)

En estos locos tiempos en los que lo que antes estaba mal ahora esta bien y en los que ahora está mal lo que antes estaba muy bien, vamos a analizar lo que pasa al menos en este país, nuestra querida Argentina, donde el soundtrack de su política suena al ritmo de Calle 13 y sus comprometidísimas letras (?).
Para estar al tono de este carnaval progresista vamos a analizar los siete pecados capitales, tan mentados, tan cuestionados y tan controversiales. Vamos a demostrar por qué, al contrario de lo que nos enseñaron, son lo mejor que nos pueden pasar.

1. Gula
La gula (en latín, gula) se identifica con la glotonería, el consumo excesivo de comida y bebida.
Supongamos que yo como en exceso y engordo unos kgs., uds se asombrarían la cantidad de gente que se vería beneficiada.
En tiempos de promoción del consumo, el gobierno sería el primer favorecido, los fabricantes de pan, pastas, las heladerías, el chino de la esquina, los fabricantes de papel higiénico Scott (el doble hoja uso yo), el plomero se ganaría unos mangos al ir más seguido con la sopapa a destapar mi inodoro.
Mi abuela estaría contenta (para los abuelos estar gordito y rozagante es salud). Y ustedes amigos, ustedes queridos borregos, se sentirían mejor, se sentirían flacos y mas lindos que yo.


2. Envidia
La envidia (en latín, invidia) se caracteriza por un deseo insaciable del bien de otro.
Habrán visto en esos remises "no envidies mi progreso sin conocer mi sacrificio", y la colita ratona colgando en la parte trasera de ese peligrosísimo y destartalado automóvil.

¿Es necesario comentarles que esta gente sumada a la gente que tiene ristras de ajo en sus puertas son de los más inescrupulosos en el planeta tierra?, y si algún desprevenido le llega a envidiar su remís con menos papeles que un caramelo de goma, sepan que les hacen un favor. ¡Aleluya, alguien te envidia!
Aburguesarse, conformarse, tirarse a chanta sin esforzarse. Eso es pecado, envidiar sanamente sube la autoestima del otro y hace que te levantes y andes y lo intentes tú también.



3. Pereza
Con una mano en el corazón díganme. ¿Quién de ustedes duerme ocho o más horas por día? Seguramente menos, muchas menos, eso es algo que nos da mucha culpa porque sabemos que a duras penas tenemos un promedio de 6 horas (con suerte) y cuando logramos dormir una siesta hasta lo publicamos el Facebook de la alegría que nos da.
Yo les aconsejo que duerman lo que más puedan, disfrutaremos de su buena onda, y buena cara en el trabajo, en la facultad, en nuestra vida.


4. Lujuria
Desde que sabemos que "el sexo es salud" y la cantidad de beneficios que trae al organismo tener orgasmos, pensar que tener mucho sexo es algo malo no solo es demodé sino que es una locura.

La semana pasada una chica en Twitter escaneó y publicó una carta del administrador del edificio donde vive pidiéndole que afloje con los gritos animales que ella y sus amantes generan por las noches", ¡lo publicó! ¿entienden? ella es feliz. Feliz de tener una vida sexual activa, no como mucha gente que tenemos que soportar a diario (y como el administrador del edificio).


5. Avaricia

La avaricia (en latín, avaritia) es —como la lujuria y la gula—, un pecado de exceso. Sin embargo, la avaricia (vista por la Iglesia) aplica sólo a la adquisición de riquezas en particular.

Para el mundial compré un LCD en 52 cuotas, digamos que voy por la cuota 8 y me quedan cómodas 46 cuotitas las cuales pagaré con el fruto de mi trabajo. El LCD es riqueza, ergo ¡soy pecador!.

¿Alguien me explica cual es mi pecado?, en el peor de los casos la culpa es de Jonás Gutierrez, porque mucha remerita ajustada mucha espalda musculosa pero no marcaba a nadie, quedamos afuera del mundial y yo sin comerla ni beberla me la paso viendo a Susana Giménez ensanchada en mi televisor widescreen ¡porque no me da el dinero como para tener televisión digital! ¿Me entienden? ¿Avaro yo? Soretes.

6. Ira.

La ira (en latín, ira) puede ser descripta como un sentimiento no ordenado, ni controlado, de odio y enojo.
Veamos las cosas que me dan ira.
- Los empleados de las telefónicas/tv por cable que se niegan a darme de baja del servicio.
- Los que se hacen los dormidos en los asientos para embarazadas.
- Los que escuchan sin auriculares su musiquita en el celular en los transportes públicos.
- Los que usan remeras dentro del pantalón
- Los que escriben "te deceo" y no distinguen entre "hay" y "ay!"
- Los morochos que dicen que cuando eran bebés eran "¡super rubios!"
- Los que dicen que si fuesen mujer serían re putitas y tienen una hermana re parecida a ellos.

Ira es poco...dejémonos de pavadas. Muerte all of them!


7- Soberbia.

La soberbia (en latín, superbia) es considerado el original y más serio de los pecados capitales.
¡Bienvenida la soberbia de los genios!, si hay algo que me molesta es la falsa humildad, esa gran mentira, y la mentira sí es un pecado.

Los grandes deportistas, Pelé, Maradona, Eber Ludueña, Javier Salmon fueron amados por multitudes y ellos con la frente alta, sabiendo que eran los mejores y nunca cayendo en esa empalagosa falsa humildad que nadie creería.




Para celebrar estos enunciados vamos a festejar con una gran salida todos los integrantes de WA. Se llamará la salida de los siete pecados capitales.
Comenzará con la gula en un restaurante tenedor libre, seguiremos con la ira, probando adrenalina colados en alguna manifestación social, más tarde se juntarán la envidia la avaricia y la soberbia en el casino para terminar todos en algún lugar secreto practicando lujuria.
Ah! pereza? si, con esa arrancamos ahora...a dormir que es medianoche.


Beso en la frente.






martes, 15 de febrero de 2011

Duro de flotar




Por Mr. X

Cuando estoy en crisis siempre recurro a ustedes. Bánquenme en esta, necesito desahogo. Además no tienen muchas opciones. Es leerme a mí o escuchar el relato acongojado de su amiga/o recién dejada por su novio/a.

¿Ven? Sigamos…

PRObablemente podría PROcurar ir directo al grano y aPROvechar su atención para relatar directamente mi PROpia historia (Macri ya no sabe dónde más hacer campaña) pero quisiera aclararles en primer lugar que este texto es algo así como el “Proyecto Blair Witch” de los post de Wikiargentos (¡No! ¡¡¡Otra más!!! Se está comprando todas las palabras! Huyamos). No sólo está siendo redactado en el mismo instante en que esta situación 100% real está ocurriendo, sino que su contenido es escalofriante. Además el aire acondicionado hizo que me resfríe y un hilo de moco se me está cayendo sobre el teclado. (Divain. Después les paso las fotos de la webcam)

En fin, varios títulos se me vienen a la cabeza, pero dejaré que sean ustedes los que elijan:
“La desgracia del turista”, “La Calvarie de Buquebus”, “Travesía mortal”, “Duro de flotar” (eso me recuerda al submarino que encontré aquella vez en el toilette de la terminal de Retiro. Jamás te olvidaré Tiburoncín) By the way… ¡Cuánto título best seller que les acabo de tirar! Creo que podría trabajar de esto. ¡Un momento!. ¡Trabajo de esto! ¡¡¡¿¿No ven que el sistema funciona??!!!!! ¡Malditos Hippies desconfiados!













Comencemos.

Mis vacaciones acaban de comenzar, en este momento estoy camino a Uruguay en el medio del Río de la Plata. No pasa nada, zonzos, no se preocupen, vine preparado para enfrentarme ante cualquier hundimiento repentino o choque contra iceberg (¿? ...es que Titanic me marcó a fuego).

En este momento me encuentro con el chaleco naranja inflable puesto, caminando desvelado, buscando un helado de crema por los pasillos del barco (“perdón… permiso… disculpe… permiso por favor… señora… ¿No se da cuenta de que los dos juntos no pasamos por este pasillo?? …Sí, sí, es cierto que usted se parece mucho a Pampita, aunque me parece que tiene unas cuantas hectáreas de más…”).

Llámenme exagerado, perseguido, tal vez esquizoide, pero la realidad es que estoy cubierto ante cualquier contingencia. También me tomé la precaución de atarle a mi valija dos flota-flota de cada lado… Es que si caigo en una isla por lo menos voy a ser un náufrago bien vestido. No me sienta bien el taparrabos, believe me. (¿¿¿taparrabos??? A mí me vendría mejor un tapa-rollos)

La cuestión es que hoy por la tarde jamás hubiera pensado que algo iba a ir mal. Qué iluso fuí, pensé que estaba todo bajo control: Pasajes en mano, bolso preparado con las prendas de ropa interior exactas para la cantidad de días a vacacionar, llegada a horario al puerto, y en Migraciones no pareció importarles que tenía una bolsa en la cabeza (este es un capítulo aparte de mi vida, resultado de una mala combinación de alcohol, La Gotita y una bolsa de papel madera, otro día se los cuento). En fín. Todo sobre ruedas.

Sin embargo, pocos minutos antes de entrar a la nave surcadora de mares, algo me olió mal. Me puse desodorante y seguí. Pero me picó el bichito de la duda. Decidí matarlo con Raid, y me subí al barco. Debería haberme dado cuenta de que todo era una truchada cuando leí el nombre que le habían puesto al megabote. ¡Eladia Isabel! ¡Como la verdulera de a la vuelta de mi casa! (Aunque a ella le decimos “la Eladia”). Momentos después, comenzaba la pesadilla (que es una mujercilla bastante insoportable que mide un metro cuarenta y dos).

El primer disgusto me lo dió el precio del sanguche que compré. Le consulté a la vendedora si salía tan caro porque el jamón era cien por ciento Pata de Capitán de Barco, y salió llorando. Más tarde me enteré de que era la sobrina de Parrado (es que en Uruguay somos todos primos). Dejé pasar el altercado, alternando con una magdalena, y mirando con altanería. Respiré profundo como me enseñaron en las clases de tai chi chuan, y me serené (me clavé un serenito). Momento zen, y vuelta a la normalidad.

Entusiasmado como un niño en Neverland, me pareció una buena idea salir a cubierta (que paradójicamente es la única parte del barco que no tiene techo). No sin vértigo, me asomé a la baranda, sí, para qué esconderlo, hice las escenas:

“I´m the King of the world”
“Jack I´m cold”
“Go back, go back”.

Para la salud mental del resto de los viajeros NO me desnudé en un sillón y NO pedí que me pintaran usando únicamente un collar. ¿¿¿Se imaginan??? Placa de Crónica:

“ÚLTIMO MOMENTO: Locura en viaje a Colonia. Cientos de turistas en brote psicótico se arrancan los ojos con un tenedor de plástico. Ampliaremos”

Cuando me empecé a sentir un poco pelotudo, volví a entrar. Me entró sueño y enfilé hacia mi asiento. Entonces, el horror. Durmiendo con la boca abierta, roncando cual morsa en celo, una dulce abuelita había hecho uso de mi lugar. Me aclaré la garganta un par de veces y nada. La hubiera despertado de una sacudida pero luego de observar sus pies descalzos llenos de callos, no la tocaba ni con un poke de Facebook, de lejos. Mire a mi alrededor, pero no había más asientos libres. Obviamente que no haré el juego fácil de tildar de cerdos capitalistas, chupadores de sangre y culpables de sobrevender pasajes a los angelitos accionistas de Buquebus, sino que pondré los puntos sobre las jotas (ese sí sería un buen laburo) y me quejaré de los desalmados que se tiraron a dormir como si estuvieran en un SPA, haciendo uso y abuso de la fila entera de asientos.

Ya lo dijo un gran pensador contemporáneo que figura en Akinator:

“Hay determinadas situaciones en las que la única salida es la indignación”.

Si hay algo que la vida me ha enseñado, es a reconocerlas. Esta era una de ellas. Así que me despeiné un poco para inspirar miedo, hice fuerza con una valija tamaño baño que encontré, para quedar rojo, me envalentoné y con aire de “Acaso mi plata no vale” me quejé con el primer perejil de uniforme que se me cruzó. El nene con uniforme de escuela al que le grité, muy amablemente me señaló al azafato de a bordo antes de salir llorando. Resultado:

Un asiento en primera clase.

Me sentí un superhéroe. Con el pecho inflado cual Christina Hendricks me dispuse a sentarme. Todavía no había terminado de disfrutar el sabor a gloria (que debe ser del único gusto que tienen porque definitivamente helado de crema no hay), cuando el equilibrio del universo se hizo presente (No hay caso. Por más de que me esconda, el karma siempre me encuentra. Maldita justicia divina. Empezaré a orar por Rá)

A los cinco minutos de acomodarme para dormir, un grupo de bebés subversivos y seguramente comunistas, en una clara maniobra de boicot contra todo posible descanso o siesta reparadora, se lanzó al unísono en un llanto digno de un Oscar.
El puntapié inicial lo dio el infante regordete de dos asientos atrás. Primero tímidamente, hasta casi de manera enternecedora, comenzó con un suave sollozo. Si los niños no me parecieran aburridos, tontos e insulsos, ese ser blancuzco y amorfo hasta me hubiera arrancado una sonrisa (ojo, no nos confundamos, iba a ser una sonrisa cortita y sin mostrar los dientes). Pero luego todo empeoró. El retoño se transformó en un Gremlin de ojos rojos que a cada bocanada de aire soltaba un grito de película de terror. (Después dicen que todos los bebés son lindos. ¡Pero por favor! Les voy a mostrar una foto mía al nacer. Pobre mi madre, nací con dientes). Un escalofrío me recorrió la espalda (menos mal que no me recorrió la buzarda porque si no, no llegaba mas).

El infierno se materializó en la alterada primera clase cuando de pronto, de prepo, y sin previo aviso, comenzó a segundear al agitador, el Michelin pochocloide de meses de vida ubicado en el segundo asiento contando desde la derecha, en la tercera fila (¡Hundido!). Entre los dos, cual jauría de lobos, se contestaban alternadamente con llantos que desgarraban la paz de los aristócratas de este barco paquete.

Una tercera otrora tierna criatura, ahora temible Critter pidiendo a gritos que le compren un chupetín, se sumó al circo infantiloide. Caos. ¡Todos al agua!

Cuando los hijos de Lucifer acallaron sus alaridos (o sus intolerantes madres primerizas los tiraron por la borda en una rápida maniobra, total en altamar vale todo), comenzó a chorrear el aire acondicionado sobre mi cabeza. Yo soy de Provincia pero no hay nada mas asqueroso que ese agua que vaya a saber Dios dónde se crea. (Gente, dejen de cerrar la canilla cuando se lavan los dientes, lo de la escasez de agua es una pantalla. Mientras existan aires acondicionados que chorreen, el mundo estará a salvo. Greenpeace tiene los días contados)

Sigilosamente saqué un peine y me acomodé las chapas (qué coqueto soy!), es que pensaba que con tanta mala suerte seguro era una cámara oculta. Procedí a levantarme hace una media hora, para encontrar la paz interior y calmar mis chacras dándome un gusto. Pero esta gente no sé dónde guarda los helados.

Ahora me está agarrando una especie de miedo visceral, el barco se empezó a mover peor que el Samba, y parece que la gente anda a tropezones, cual borrachos por los pasillos. Andan todos medios pálidos y con la mirada perdida. Claro, están mareados, o… ¡no! ¡Horror! ¡Los zombies me encontraron! Yo sabía que en algún momento esto iba a pasar. ¡Yo sabía en mi interior que las películas no mienten! ¡Los muertos vivos! ¡Lo presiento hasta en la fibra más íntima de mi ser! (Adivinen de dónde es esa fibra…) ¿Querrán comerse mi cerebro? ¿Querrán llevarme a la ultratumba? ¿Serán estos malditos los que se comieron todos los helados de crema arriba de este fucking barco del demonio?

Creo que odio a todos.

A esta altura ni una tableta de Mantecol me pondría de buen humor.
Ojo, por ahí con dos tabletas y una lata de Pringles me arreglan.
Me voy al Free Shop. Felices vacaciones!

domingo, 13 de febrero de 2011

Samba Lentín.


Después de debatir varios días en la previa y analizar el tema con psicólogos, sociólogos, encargados de edificios y analistas de sistemas, llegamos a una conclusión tan simple como determinante. Hay que abolir este nefasto festejo.

El común de la gente dirá: "Ay! claro, resentido, como no estás enamorado, por eso no querés festejarlo".

Explicaremos las razones por las cuales se deberá hacer algo a nivel gubernamental al respecto.

- Es un festejo anglosajón, nada tiene que ver con nuestra cultura latina. No tiene historia aquí en el extremo sur. Sería bueno cortarlo ahora, antes que sea demasiado tarde.

- Para las parejas consolidadas, es una especie de exámen. Hace replantear cómo está la relación ese día o esa semana, obliga a realizar actividades antinaturales a la armoniosa rutina de la misma que harán aparecer puntos de conflicto innecesarios.

- Para las parejas recién iniciadas, o sin el rótulo de "noviazgo" es una prueba de fuego, obliga a "blanquear" un sentimiento que recién se está formando. Están saliendo, se están conociendo y este día obliga a los dos a plantearse si están enamorados o no como si en eso se les fuera la vida.

- Gasto excesivo por regalos simbólicos. Una cena, un gran oso de peluche, un ramo de rosas rojas, una caja de bombones finos son muchisímo mas caros que una noche de hotel por ejemplo. Si una chica prefiere un peluche o unos bombones a una noche salvaje de sexo y locura con su ENAMORADO entonces evidentemente algo falla. El osopeluchismo (término inventado por WA) no calma la ansiedad. La aumenta.

- Solteros. La mayoría son felices hasta este día. Ya demasiado tienen que aguantar con navidad, cumpleaños y año nuevo que se le agrega esta fecha para querer cortarse las venas con una chapita de cerveza. Una chapita de cerveza que destapará en un contra-festejo con otros amigos solteros (los pocos que quedan).

- Viudos. ¿Nadie piensa en el sufrimiento de la gente que perdió al amor de su vida?. ¡Cuánta desconsideración!.

- Amores a distancia. Angustia y desesperación a partir del momento que saben que no se verán ese madito día.

- Cortá vos..
- No cortá vos
- Cortá vos dale.
- Bueno pasame el bisturí, vos controlá la anestesia, esa apéndice está demasiado inflamada.

- Invento comercial, consumismo, capitalismo, planes de marketing al servicio de los grandes grupos económicos...

Miles de razones más....

Wikiargentos les recomienda, llamen a su amor/amorío/amante/huesito regálense cosas sencillas y tengan sexo, cuídense mucho pero como siempre, como debería ser siempre.

Como dijo Fito en una frase increíblemente inteligente(?) : DAR ES DAR...

Corolario: entonces no sean borregos consumidos por un capitalismo boludizador y DEN todo el año.


miércoles, 9 de febrero de 2011

Máximo, el excéntrico mexicano


Alexia,  en una excursión a México conoció a Máximo, un exitoso y sexy saxofonista. Ella quedó extasiada al verlo exponer una obra, incluso algo excitada. Máximo era un poco xenófobo,  a pesar de ello extrañaba Argentina, nuestro extenso país del extremo sur.

Después del recital, ella se aproximó y le explicó su extraña admiración y él la invitó a cenar a un extraordinario restaurante mexicano.

Ella le explicó que era extraño salir con desconocidos pero él se aproximó a su oído y le dijo. "No soy un extraño, soy exiliado". Axel sonaba de fondo.

-"Explicame, no comprendo",  dijo Alexia

-"Es que exporté Antrax desde Luxemburgo, hay ex-ministros implicados. También hay gente del hexágono, del pentágono, perdón. Fuí el chivo expiatorio y me expulsaron del país, me vine a México buscando oxígeno, aquí hay extranjeros a montones, sexo, raciones extras, siempre".

En plena cena y charla, excitante por cierto, Máximo exacerbado se atragantó con una espina de axolote.

"Cof cof cof! AUXILIOOO COF COF!!"

¡¡Expulsalo Máximo, expulsalo excupilo(?) que lo boxeo!!!  - grita Alexia -.

Máximo asfixiado.
Alexia explotó de nervios y le aplicó un cross al maxilar de Máximo. El rolex voló al exterior.
Máximo revive exausto.

"Gracias Alexia te debo mi existencia. ¿Cómo aprendiste ese explosivo golpe?".

"Ay! Máximo nada, aprendí jugando con la XBox un curso que me mandaron x fax."

En la confusión Máximo tenía los boxer por el piso, Alexia muy próxima dice, "Ah! sos XL",
Máximo cambia su expresión, guiña un ojo. Exultante.
Ella ríe XD

-"No te excedas conmigo que no sabés quién soy".
-¿Quién sos?, dice Máximo mientras huele su axila...

-"La ex novia de Mr. X, tontito, él si que ex XXL"

-"Mr. X??? NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO"


CONTINUARÁ......
Próximamente.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Consejos para una primera cita (para ellos)

Por "El Facha" (inspirado en TW)

- Si va a invitar la cena evite que ella vea el cupón de descuento del lugar.

- No use tanto perfume, evite parecerse a un glade enchufe (salvo sea importado)

- Cuide el aliento, fugazzeta y provenzal no. El orégano es traicionero también.

- Nunca blanquee que tiene un clan online y se batalla con pibes de norcorea al "Call of Duty".

- Escúchela hasta que te duelan sus partes íntimas. Demuestre interés cuando ella le comente de la jefa que no se banca.

- Aféitese, emprolíjese un poco. La onda Cabré, le queda bien a Cabré, lo único que ud. tiene de Cabré es lo enano.

- Apague el celular en toda la cita. Contrólese.

- Si ella pregunta "¿Quién es Marcelo?", aguante, espere unos instantes y diga "un amigo".

- No se siente en una mesa frente a ella si la mesa es muy grande. Impide acercamiento. Eso de sacarse un zapato y acariciarla bajo la mesa es peligroso. Ella puede pensar que es un perro y atragantarse. Puede morir de un susto. No sea inconsciente

- Trate de ocultar su pasado Punk/Glam/Heavy Metal/Ricotero. No sea ridículo.

- Evite sweater atado al cuello o a la cintura. Evite gel, evite usar remeras dentro del pantalón.

- Evite encendidas defensas de 678 ni de Clarín.

- Si la pasa a buscar no se olvide de sacar el asiento del bebé (Aplica para hombres divorciados con hijos únicamente).

- Trate de reirse siempre del lado que le falten menos dientes.

- No grite GOOOL en medio de la cena, ella se dará cuenta que tiene una radio encanutada.

- Capusotto hay uno solo. No se haga el gracioso. Buena onda si, gracioso forzado no.

- Evite contar que fue monaguillo.

- Cuando llegue la comida evite decir "A comerlaaaaa".

- Pague usted. Si no le alcanza, llévela donde le dé el bolsillo. No se mienta.

- Sea ud. mismo (a menos que sea muy boludo)

- Si ella se despide con un "chausis, hablamos". Olvide, no habrá segunda cita.

- El éxito radica en darse cuenta cuando no hay onda, si es así no se angustie , ud ha ganado una amiga.



PROXIMAMENTE PARA ELLAS