sábado, 19 de marzo de 2011

Cómo me echaron en mi primer trabajo


Mi primer trabajo fué en una empresa de publicidad y recuerdo que había rumores sobre una supuesta quiebra y el dueño de la empresa se encargó personalmente de desmentir los entredichos con el siguiente email:


Nuestra empresa cumple lo que promete.
hay que ser muy ingenuo para creer que
nuestros empleados no nos importan, eso está muy claro
la verdad es que
vamos a demostrarles que todo es una gran mentira (ja ja ja)
y también eso de que
nuestra empresa está en la quiebra,
desde hace mucho tiempo,
además hemos escuchado rumores que afirman que
vamos a vender todo,
quiero que sepan que
ustedes están a salvo aquí y no deben buscar otro trabajo porque
sepan que están muy equivocados si piensan que
nuestras acciones bajaron estrepitosamente,
todas mentiras,
estamos mas fuertes que nunca
no como algunos les quieren hacer creer que
estamos muy debilitados
yo les digo, para que se les grabe, que
somos todo para ustedes, y ustedes son todo para nosotros.

Al mismo instante que nos envió este email a todos los empleados, envió otro mail sólamente a los gerentes de la empresa diciendo lo siguiente:

Lean nuevamente el mail que les mandé recién pero de abajo hacia arriba. SÁLVENSE QUIEN PUEDA.


@piojor

Consejos para una primera cita (para ellas)



Ya dimos los consejos para ellos, ahora es el turno de los sabios consejos de nuestro aclamado grupo de escritores y colaboradores entre ellos El Facha, Piojor, Mr. X, El Chaqueño, Baby y Tito Sampuchetti. Aquí van los consejos para una cena como primera cita:



1 - No intente generar mayor expectativa llegando tarde deliberadamente, más de 30 minutos de retraso es demasiado, no es un triunfo de la femeneidad, es una falta de respeto, tanto de usted como de él.

2- Si la invitan a cenar, no suponga que el hombre pagará todo. Está bien visto que usted se ofrezca aunque sea a pagar a medias. Un buen caballero mostrará cierto rechazo a su ofrecimiento y pagará él. Si paga con vouchers, tarjetas de descuento etc., no haga comentarios. Mire hacia otro lado.

3- Comprenda la situación monetaria de su acompañante. Tenga en cuenta que siempre exagerará un poco respecto a su posición económica. Si es fin de mes, pida algo estándar, porque si pide una langosta y un vino de $250 no se sorprenda si el señor no la llama más. SEGURAMENTE NO LE QUEDÓ DINERO NI PARA EL CRÉDITO DEL TELÉFONO CELULAR.

4- Sáquese de la cabeza que en la primera cita no hay sexo. Cada caso es particular y si usted "pega mucha , pero mucha onda" no se prive de pasar una excelente noche en una suite de hotel. La vida es una sola, y esta no es una cena laboral. Otra cosa es que terminen en sexo las entrevistas laborales, ahí si evite.

5- Es muy probable que el hombre no se percate de su peinado, ni de su vestimenta. Nunca piense que él pensará que usted es una suripanta si se viste sexy. Un buen perfume, una minifalda con tacos no falla. Preocúpese si hace comentario de la marca de sus zapatos o de ropa. Posible gay encubierto. Si hace comentario acerca de su maquillaje, ya salió del closet hace tiempo.

6- Si el hombre es tímido, lleve la conversación a terreno sexual, si no obtiene respuesta favorable diga esta frase "Siempre me pareció mejor el PES que el FIFA, es mas realista no?".

7- Apague el teléfono, a usted le molesta eso de su compañero, a los hombres también nos molesta exactamente lo mismo. A lo sumo póngalo en silencioso y revise cuando vaya al baño.

8- Si usa escote es para que se las mire, no pretenda que fije la mirada en sus ojos. Hágase la desentendida, sobre todo si usted tiene una voz muy aguda.

9- Estamos en 2011, usted debe valorar que un hombre la invite a salir, no se olvide que está compitiendo con monstruos infranqueables como son una noche de Playstation con amigos o una noche de vicios muy fuertes como el Póker o el Blackjack. Él ha preferido salir con usted.



10- Por último recuerde esto: "No le tome exámen a su hombre en una primera cita, si realmente le gusta, hágale sentir que se sacó un diez felicitado con usted".



@piojor

jueves, 17 de marzo de 2011

Tu novia era una víbora

Carta de Cronopia a su gran amigo: el Facha Mantel

Querido Facha, esta carta la escribí y nunca me animé a enviártela por lo fuerte del contenido, la encontré unos años después y acá está, es sobre tu ex, recuerdo cuando la conociste y me decías:

"No sabés, es re piola, la invité a salir conmigo y con los chicos, y dijo que sí de una!. Una divina, a los 10 minutos estaba tomando mate con todos, charlaba, es fantástica. Y se reía!!…" (ah, se reía...? menos mal, considerando que es la segunda vez que salen)

Dos mates, un poco de aceptación (más estratégica que sincera) hacia tu vida en general, y ya estás, te enamoraste. Porque la primera vez que salieron charló con todos. ¡Pero claro, nene, que la primera vez charlan con todos! También la segunda y la tercera!, tu problema viene después. Es después que se te vuelven cocoritas, se te enseñorean (porque esto no es la primera vez que te pasa, te pasó con las anteriores también).

Un día charlaban con tus amigos y de repente en un abrir y cerrar de Facebook te ves levantándote a las 9:00 am. el domingo porque el sábado dijiste ..."no tengo muchas ganas de salir, miremos una peli...", preparás el mate (vos, porque ella tiene que ponerse las 5 cremas que se pone a la mañana, y combinar el color de la pintura de uñas con el pañuelo), salís y te hace parar en el kiosco a comprar Gente, Para Tí y el Clarín que hoy trae 5 Sudokus (¡ 5 Sudokus!) .

¿Y te querés morir?

No, todavía no, porque por exceso de ácido láctico, perdiste la memoria de las veces que te paso esto, y porque no te das cuenta, entrás en la fase donde querés convencer a todos (y a vos mismo) que estás tranquilo, más gordito, más lento físicamente (y mentalmente, si te lo puedo decir), pero feliz, que te has hecho una cultura cinematográfica impresionante, que no hay como dormir juntos, y que está bueno disfrutar del domingo sin resaca, y sin esa manga de inútiles que hablan sólo estupideces cuando se juntan y se ríen como zánganos de cualquier pavada. (es decir, tus amigos).

Pero hasta ese momento ella aún tiene coletazos de fase de conquista, todavía no es señora señora, entonces las ideas, al menos algunas, te las respeta. No te toca mucho la política, no te toca mucho la religión, y no te toca mucho tu vieja ni tu hermana (todos los dardos envenenados que les tira, vos, que sos hombre, no los cazás ni por casualidad)

El problema viene después, cuando no contenta de haberte eliminado los amigos, te saca también la carne roja, porque es vegetariana (además de alérgica al polvo, la arena, el césped, y a los pelos de tu perro), y si bien ántes te podía ver comer, ahora le da asco. Se las arregla para que llegues a tener casi toda tu ropa en su casa, te regala su perfume preferido (que no quiero ser mala, pero seguramente era el que usaba su ex) y no conforme con detonar tu presente, empieza el trabajo para eliminar tu pasado.

Te revisa el celular y empieza a interrogarte con frases del tipo “y si no la llamás, para qué tenés el número?”. Y te rompe tanto, pero tanto las pelotas que los terminás borrando (no sin antes escribirlos en un papelito que tendrás que pedirle a alguien que te esconda, porque a vos ya no te queda lugar privado), y no borrás solo las ex, sino también las amigas que no le gustan.

Porque ella no tiene amigos.

Cree, sin lugar a réplicas, que la amistad entre el hombre y la mujer no existe, y lógicamente, lo que ella cree es más verdad que lo que puedas creer vos. Mentiroso. Y vos te preguntás:
¿Cómo puede ser que ella piense más que vos en tus propias ex?, tratás de encontrar un camino más o menos sin baches en esa mente retorcida. Pero no hay, y vas a los porrazos por tu vida en manos de una conductora egocéntrica y paranoide que piensa siempre que las estás por cuernear (y creo que también en esto hubieras tenido que satisfacer sus expectativas, al menos te divertías un poco).

Y para cuando te tiene bien domado, del trabajo a casa y de casa al trabajo, sin pasado, sin agenda y sin presente, empieza a criticarte como hablás, ya que es un índice de cómo pensás, y por ahí entra a picoetear el pájaro carpintero. De ahí a tu vieja el paso es corto. Sabélo.

Ahí te empezás a molestar, la prisión te empieza a quedar chica, sentis que te falta el aire, y si te quedás callado empieza con el “Qué estas pensando? Decime, tenés carita rara, contame, dale, que pensabas?”, la única que te queda a ésta altura es pensar cuando vas al baño, y pensar velozmente porque sino empieza "¿Bichi, estás bien? Ya hace un rato que estás ahí”.

Las peleas se hacen mas frecuentes, y cada pelea para vos, íntimamente, es un destello de esperanza, una bocanada de aire fresco, una muestra (no gratis) de lo que era tu vida y de lo que podría volver a ser, si tuvieras el coraje de cortar, de irte.

Pero no, vos estás esperando que te deje. Creés que así va a ser mas fácil.

Asi que te empezás a hacer el gil, irreverente, y le comes un bife en la cara, y el domingo no encontras los sudoku en el primer kiosko de revista y tomá!, no le parás en ningún otro, y no le paseas la prima que vino del pueblo, y no le sacás la yerba al mate después de usarlo. En fín todas esas cosas que hace un hombre enfurecido (?).

Yo siempre te tuve fe. Se por experiencia que para empezar a subir primero hay que tocar fondo. Y vos lo tocaste, juntaste coraje, agarraste tus pilchas y te fuiste. Ella no te la hizo tan difícil al principio, porque es de las que piensa que no vas a llegar muy lejos antes de suplicarle perdón. Pero esta vez le salió el tiro por la culata. Porque el sabor de la libertad y el placer de volver a ser vos mismo fue mucho más fuerte que la nostalgia por esos primeros tres días en los que fue una mina piola.

Que te sirva la lección. Yo soy "re minita" y sé que las minas piolas son más flexibles, ella estaba demasiado segura de todo lo que pensaba, no había una grieta donde se pudiera filtrar una duda, donde pudieras meter un poquito de ternura, un “quizás”, un “tal vez”, un intercambio de ideas.

Hiciste bien, aunque algunos días te haga mal, quedate tranquilo que fué una decisión que te salvó la vida amigo del alma.

Un abrazo

Cronopia

martes, 15 de marzo de 2011

¡Son tan distintos!

Wikiargentos es un grupo muy unido (nos abrimos la heladera unos a otros cuando nos visitamos y todo), pero últimamente entre las Escritoras y colaboradoras del blog (Demuza, Cronopia, la Reina Empedotriz, Samantha F y María Marta) había alguna que otra discusioncita (se agarraron de los pelos, pero te lo suavizamos con el diminutivo).

La semana pasada hicimos un brainstorming para ver cómo solucionábamos el altercado. Misterécs tiró la idea de organizar un campeonato de camisetas mojadas, pero la base científica que expuso no fue muy convincente. Luego de una larga reunión en nuestras oficinas de Palermo Hollywood, After Office de por medio, se nos ocurrió la brillante solución: Una jornada Outdoor (tan de moda en estos tiempos de ridiculez corporativa), para que “las chicas” se conozcan un poco más compartiendo las experiencias y vivencias de cada una. (Hay un video en Youtube también, medio fuertón)


El resultado es este post de autoría colectiva, estilo COSMO, dedicado a nuestras fieles lectoras de la platea femenina:

¡Son tan distintos!

“Entre todos no hacemos uno”
“Lo único que quieren d
e vos es una cosa!” (No entendemos esta. Qué será?)
“Y qué esperabas? Si es hombre!”


Si querés, podés seguir repitiendo hasta el cansancio esta y muchas otras frases de similar significado, pero si no cambiamos el foco, pastelitas, seguiremos corriendo la misma nefasta suerte que hasta ahora, en lo que a cuestiones del amor se refiere. No se trata de ser hombre, mujer, hétero/homo/bisexual o el Shakiro chileno, para ser o no ser (esa es la cuestión) un energúmeno.

Pocas son las sociedades, como la argentina, en las que el histeriqueo es tanto cualidad de unos como de otros. Es el juego en cuyo tablero, ya nos guste o nos veamos obligados a participar en él, todos estamos inmersos. El Deporte Nacional por excelencia (Segundo viene el Zapping).

Es por ello, mujeres argentinas, que debemos dejar de autoconvencernos de que la naturaleza, en una noche de juerga, alcohol y estupefacientes, creó a estos hombres a los que nada les viene bien y los cuales no se dan cuenta de lo maravillosas y especiales que somos. Empecemos de una vez a aplicar la inteligencia que tenemos en comprender cómo jugar nuestras fichas.

Lo primero es conocerse a una misma (saquen la mano de ahí, libidinosas!), y hacer un intento de mea culpa. Y la verdad es que somos hijas del rigor. Cuanto menos interés demuestre ese macho argentino que nos tiene a mal traer, más lo vamos a tener rondando en la cabeza. Llamálo orgullo, llamálo masoquismo, llamálo Marta, pero es la cruda, crudísima realidad. También aceptemos que el hombre que cumple con las cualidades que buscamos para el padre de nuestros hijos, con el que queremos elegir la casa con jardín al fondo y el labrador color té con leche, ese que te escucha, te aconseja y se acuerda de preguntarte cómo te fue en esa reunión de trabajo tan importante, existe, te aburre, y hace rato le echaste Fly. “Uy, otra vez este denso mandando mensajitos” “Tan rápido se enganchó este? Seguro que es inestable emocionalmente” Te suena? Somos complicadas, chicas.

Lo segundo es dejar de mentirnos a nosotras mismas para dejarnos contentas. “Le mande dos mensajes para ver si hoy nos veíamos y no me contestó! Seguro que no tiene crédito, o batería… Le habrá pasado algo? Por ahí se lo robaron, como están las cosas… Bueno lo llamo una vez más para probar… Suena, suena y no contesta… Se habrá quedado dormido… Bueno yo por las dudas me depilo, seguro que más tarde me llama y salimos.” Chicas, esta historia, repetida hasta el hartazgo, debería enseñarnos que la respuesta es aún más simple: O sale con otra, o no tiene ganas de vernos. Es tan grave? No. Ya va a llamar, y nosotras no le vamos a contestar… Bueno, al tercer intento atendemos, pero que la reme en dulce de leche!


En tercer lugar, nos parece importante que dejemos de buscar al ya devaluado Príncipe Azul. Seamos más flexibles y seremos más felices. Es hora de que nos deje de molestar el fútbol del sábado al mediodía, los amigos y el póker. Negociemos. No es tan grave que deje las medias tiradas si cocina todas las noches. No debería representar un problema el que salga con sus amigos algún viernes, si tus amigas tienen planeado un rally de bares por Palermo. Lo lindo de compartir tu vida con otra persona, es justamente que sea otra persona con sus intereses y aficiones propias, y no una simbiosis. Además siempre podrás revisarle el celular mientras se baña! (detector de ironía en “ON”, por favor)

Como corolario, nos gustaría ponernos terminantemente en contra de las relaciones forzadas.
Son relaciones forzadas aquellas que siguen este patrón: Conozco un chico – Nos mandamos mensajes las 24 horas del día – Me cuenta que sale de una relación complicada de 2 años de duración, y que lo dejaron antes de casarse – Salimos 2 veces – Me dice que me quiere y que quiere que conozca a su madre - Agarro porque hace tiempo estoy soltera y tengo necesidad de cariño. Chicas NO. En dos años estaremos conviviendo, este pseudo-psicópata nos tendrá ahogadas, nos olvidaremos del rostro de nuestras amigas, su madre se meterá en nuestra habitación a hurtadillas para pinchar los preservativos con un alfiler, y para ese entonces ya estaremos más baqueteadas que ahora para conseguir algo como la gente. HUYAN sin mirar atrás de estas relaciones.

Hay que aprender a estar soltera, hacer cosas que nos gusten, nos enriquezcan como personas, hay que reírse y divertirse, disfrutar de nuestras amigas, y créanme que cuando nuestra media naranja pase frente a nuestros ojos, nos daremos cuenta. Mientras, entretengámosnos con las mandarinas que conocemos. Que también están muy bien, sobre todo las bergamotas.

domingo, 13 de marzo de 2011

El subte te pide

El tópico de hoy ha sido utilizado en no pocas ocasiones por escritores faltos de creatividad y enfoque, que caen en el facilismo de dejarse llevar por la corriente y disertar sobre lo que el común de la gente quiere escuchar. Es por ello que a diario el noticiero nos comenta lo mal que anda el transporte. Es por ello que todas las mañanas el administrativo que nos cruzamos en el ascensor nos convence del calor que hacía en el colectivo. Es por ello que creemos que el cadete tiene razón al quejarse de lo apretado que viajó en el tren. Es por ello.

Pero “La Mayoría”, “La Masa”, “Los Iguales”, no siempre están en lo correcto. A veces, es necesario que Los Distintos rompan el paradigma e iluminen al resto de los simples mortales mostrándoles el sendero de la sabiduría (Ojo, que acaban de hacerlo doble mano la semana pasada).

Es así que Wikiargentos toma la posta y se la rompe en la cabeza al opinólogo alimentador del caos y descontento popular, y reivindica al vapuleado transporte de este, nuestro país.

Y si al terminar de leer este texto usted sigue pensando lo mismo, le devolvemos su dinero (Sin embargo, como el lector de Wikiargentos es un ser ratón por naturaleza y nunca nos ha hecho entrega de un centavo, este concepto devolutorio se cancela a sí mismo).


En el artículo de hoy, El Subte.

El subte es una de las maravillas de la contemporaneidad (el otro es el Slender Shaper); en pocos minutos atraviesa la ciudad casi a la velocidad de la luz (La Luz, una chica del barrio que competía en atletismo en los Bonaerenses), sin semáforos, ni limpiavidrios, ni doñas que crucen con bastón por la mitad de la vía, ni enardecidos subtes de atrás que nos toquen bocina.

Intuyo que ahora no faltarán los Gatos Floros que comenten “pero viajamos como sardinas”, nos morimos de calor” o “me pica la nariz y no me puedo rascar”. Amateurs.
El subte es, sino el mejor, un gran abanico de oportunidades que deben aprender a aprovechar. Un momento mágico, único. Fanta-buloso.

Este fenómeno se debe, ni más ni menos, a que las condiciones en las que viajamos hacen que debamos ignorar lo que se conoce en PNL (Programacion Neuro Lingüística) como Distancia Social. Es el campo de aproximadamente 40 centímetros de distancia con la que interactuamos con conocidos o compañeros de trabajo. También traspasamos la llamada Distancia Íntima, que es algo así como 15 centímetros (medida estándar si las hay), a donde sólo los amigos, familiares y pareja (para los privilegiados) suelen llegar.

Ergo, la vivencia de compartir la intimidad del roce con extraños, la cual en adelante llamaremos “la subteapoyada”, reduce por sí misma en un 50 % la posibilidad de rebote ante un pedido de teléfono o una invitación para ir a ver los patos de los lagos de Palermo. Después de remarla un poco, y con el más gris porvenir, por lo menos conseguiremos “su Facebook o MSN”.

Para los masculinos: La misma chica que en un boliche te responde con un “¡Salí tarado, devolveme el trago, querés!”, la piensa dos veces en plena subteapoyada, ya que te da la posibilidad de que huela tu perfume. Si esta mañana no te perfumaste, o lo único que había era un “PACO” de tu temprana adolescencia, bastará con ofrecerle tu “manija/agarradera/argolla/redondel para sostenerse” y serás su Caballero Rescatador de Caídas en un blanco corcel. Por favor no lo arruines con frases del tipo: “Esssta es tu parada, mami?” NO.


Para las femeninas: El muchacho tan buen mozo que esta clavando su maletín en tu espalda (suponiendo que sea su maletín, y que sea tu espalda), puede ser el amor de tu vida. O la salida del próximo viernes. Que más da… Además, si viaja de traje en horario pico, por lo menos tiene laburo, no como el último zángano que te hacia comprar los pochoclos a vos cada vez que iban al cine. Podrás llamar su atención con el viejo truco de: “El desmayo sobre su pecho”. Al despertar, alegarás baja presión seguido de un “…es que no desayuné…”. Si con esto el Adonis no te invita un café con medialunas, recurrirás al “¡Pero qué calor que hace aquí!”, seguido del consecuente desabrochamiento de primer botón de camisa. Y listo el pollo, Crispy.

Como si esto fuera poco, un reciente estudio de la Asociación de Oficinistas Sin Auto (AOSA) descubrió que el viaje en subte favorece el sentido de trabajo en equipo. Esta tesis está basada en la observación de comportamientos, por ejemplo, cuando todos se organizan cual TETRIS buscando su huequito, en vistas de molestar lo menos posible. “Pará pará, si pongo mi pierna acá, queda más lugar para tu gran cartera llevamuertos”.

Otro dato curioso es el desprendimiento del concepto de propiedad privada. Todos comparten cual modelo comunista, lo que sea que estén leyendo. Es así como el señor cincuentón engominado no duda en abrir de par en par su diario La Nación, en el medio del vagón repleto, para que todos puedan entretenerse durante las 6 estaciones que los separan de su destino. Un acto de valor, sin duda.

Otro claro ejemplo es el de los Lunes a las 9.00 a.m., cuando las adversidades son más difíciles de sobrellevar y los pasajeros están en silencio, cavilando sobre el duro día que les espera. En ese momento nunca falta el entusiasta contagiador de buena onda, que ofrece gastar mas rápido la batería de su celular sacándole los auriculares, para arengar al desesperanzado grupo con un rítmico “Yo soy tu gatita, tu gatita…” seguido de un “A ver las chicas que les gusta menear la cola less…”. Héroe. We love you.

El mismo estudio de la AOSA arroja información reveladora que ha revolucionado las ciencias sociológicas post modernas. El subte nos ayuda a crecer como sociedad. Fomenta la solidaridad, sin distinción de estratos sociales, sexo, religión o color de piel. En el subte todo puede pasar. El CEO de Techint ayuda a sostener la puerta luego de que suene la chicharra, para que al cadete no le quede la mochila del lado de afuera. La señora paqueta le sostiene el bolso a la vecina verdulera para que pueda subir a “upa” al nene. La secretaria HOT le regala una sonrisa compradora al albañil que le cede su asiento. ¡Así se construye un país, carajo!.

John Lennon llora lágrimas de emoción. Imagine all the people…

Y si todavía seguís pensando que “No se puede viajar así. No somos animales” Craso error, mi querido Watson. El hombre es un animal, mamífero bípedo, descendiente del mono. Bancatelá.

Sean felices, coman perdices, viajen en subte.


Afectuosamente:
Demuza, La Grande



sábado, 12 de marzo de 2011

Nuevo integrante en Wikiargentos


Es de nuestro agrado presentarles a una nueva estrella en Wikiargentos.
Se trata de una presencia internacional, bueno, es Argentina hasta los huesos, pero la vida y quizás su destino la llevaron hacia el viejo continente.

Cronopia nos contará sus experiencias desde Europa, en su visión despojada de demagogia y un tanto polémica que quizás nos de baldazos de agua fría a nuestra argentinidad y a nuestra soberbia. Un karma que a muchos les pesa.

Les presentamos su primer post

¡¡¡Benvenuti Cronopia!!




En Europa no hay bidet

“En europa no hay bidet".
"La gente no se baña y es fría".
"Las mujeres tienen pelos abajo de los brazos”.

Me pregunto como habrán nacido éstas creencias populares Argentinas.
¿Habrá sido un rumor que nuestros abuelos inmigrantes , resentidos con su tierra madre, esparcieron para que no se nos ocurriera volver?

¿O habrá sido un rumor esparcido por el servicio de inteligencia del gobierno (sí, lo sé, éstas tres últimas palabras son una paradoja) para evitar que saliéramos al mundo y no tuviéramos la loca idea de comparar?

Como sea, no se puede vivir temiendo así como no se puede vivir dudando. Un día aparece en tu vida un buen motivo, armás la mochila, y te vas al viejo mundo. Probablemente sea el primer avión que tomás en tu vida, porque en Argentina el resto del mundo nos queda lejos, y para todo lo demás tenemos los trenes.
¿Qué?, ah, ¿no tenemos más trenes?.
Ok, para el resto tenemos el colectivo y el auto (o el dedo).


Te vas, llegás a Italia, y nada es como te lo esperabas. La gente parece limpia, las mujeres no tienen pelos abajo de los brazos (no más que algunas mujeres en Argentina) y los baños tienen bidet, ¡y no sólo!, el bidet tiene una particularidad: el agua no viene desde abajo tipo lluvia, sino desde atrás (o adelante si te sentas mirando la pared), por ende, si te querés lavar,
te tenés que tocar.
¿Sorpresa, eh?.
Nos criaron diciendo que no se lavan y después venis a descrubir que no solo se lavan, sino que se lavan a mano. Lavado digito-artesanal.

Llegas dispuesto a extrañar carne, dulce de leche y mate. Y no tenés tiempo de empezar a disfrutar de tu nostalgia que empezas a enamorarte de la cocina Italiana, no hace falta ser Julia Roberts en “Comer, rezar, amar” para sucumbir ante la variedad, la calidad y la bondad de la comida Italiana. A nostros las vacas nos mataron la creatividad, y no hay canal Gourmet que nos salve. Asadaso o bifecito con ensalada o puchero, milanesa, marinera, albondiguitas, hamburguesa, empanada de carne dulce y salada, y si hacemos pasta que sea con salsa a la bolognesa.

¿Te dio hambre? A mi también.

Es todo muy bueno lo recién enumerado, pero debo confesar que no extraño.

Pero volvamos a la llegada. Vas a una fiesta, tu primer salida social, y lo primero que te dicen es: “Argentina…conozco, perdí un montón de plata en bonos argentinos”. Y a vos te da pena, no tanto porque haya perdido sus dineros, sino por la tremenda ingenuidad que debe tener una persona para invertir en bonos argentinos, y no se lo podés decir.

La segunda cosa que te dicen es “¿Qué pensás de Maradona?”, y, señoras editoras, la respuesta tendría que figurar en las guías turísticas. No podés hablar de él con simpatía en el norte, donde lo ven como “un grasa que además nos debe la plata de los impuestos que no pagó”, y no podés hablar de él con antipatía en Nápoles porque te linchan. Lo aman con locura.

Yo con el tiempo encontré una respuesta políticamente correcta, donde no me traiciono y dejo contentos a los dos bandos...

Y por último, algo sobre lo que quisiera reflexionar, es el mito de la frialdad europea.
En contraposición, si pienso en la “calidez argentina” no sé por dónde empezar. Dejemos de lado los amigos, porque en Italia, Argentina, o donde quieras, si ya tenés una relación de amistad, “frío y caliente” no juegan.

Hablemos de las relaciones casuales que uno genera cotidianamente:

¿Es frío un taxista que te saluda cordialmente, tiene el auto nuevo y limpio y te lleva casi en silencio y sin pasearte a la estación de trenes, y es cálido un taxista que te cuenta toda la historia de su vida y la de su familia y la de la esposa y la familia de la esposa y como el quinto hijo dejó los pañales imitando el cuarto y el cuarto al tercero y el tercero al segundo y que cuando llegás a lo de tu amiga te enterás que pagaste $40 más de lo que cuesta normalmente (y escribo con conocimiento reciente y directo de causa)?

¿Es frío un plomero que te dice vengo el jueves a las cinco, y el jueves a las cinco está ahí, te resuelve el problema y te cobra bien, y es cálido un plomero que te hace perder cinco tardes encerrada en tu casa esperando que venga, y cuando finalmente viene te cobra y te ata con alambre lo que tenía que reparar?.

Te dejo reflexionar, un frío saludo desde el viejo mundo.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Claves para ser exitoso en Twitter



Esta guía esta apuntada a gente común, me refiero a personas que no trabajan en los medios de comunicación ni son famosos, ellos con sólo describir lo que hacen a diario ya ganan followers. Nosotros, el resto de los mortales, pensamos, sintetizamos, analizamos, nos enroscamos para conseguir público.

Esta es una mini guía para convetirse en una estrella de la mejor red social del mundo (a nuestro criterio).

- Cómprese un Blackberry o un celular con abono de internet (a menos que trabaje con una computadora desde su casa). Las mejores ideas las tendrá viajando, yendo al gimnasio o caminando y no sentado en su PC mirando Facebook. Sí, lamentablemente es una red elitista.

- Cuide su ortografía: para ser una verdadera estrella no se le permitirá errores en la escritura, ni de tipeo, ni de acentos. Menos que menos otro tipo de aberraciones. Si usted es de tenerlos, ahórrese tiempo y frustración y no abra una cuenta, por su bien se lo digo.

- Tenga en cuenta que seguir famosos está mal visto, más aún hablarles o comentar algún tweet de ellos. Recuerde que la red se divide en dos: los famosos y los no famosos, los primeros hablan de lo que hacen de sus vidas reales, los segundos no, y si lo hacemos, DEBE ser contado con alguna gracia o vuelta de rosca.

-Piense cada cosa que escribe, debe ser como una obra de arte, pensada cada palabra, cada coma, el sentido y el contrasentido de la frase. Si se escribe "mal", debe ser a propósito, lo mismo si usa mayúsculas o signos de admiración. No debe haber nada al azar (buenos ejemplos son @korochi y @Mic_y_Mouse)

- No chatee: Twitter no es una sala de chat, si usted decide responder algo tiene que ser en sí un tweet, a la gente no le interesa su vida personal real, sépalo. En todo caso, mande un DM.

- En Twitter de Argentina se odia a Gran Hermano, a los Midachi, a Mitha Legrand, a Anamá Ferreyra a Justi Bieber y a toda cosa, persona, programa o personaje de baja calidad cultural dominadora de masas que circule por la TV.

- Intente no escribir muchos tweets juntos, llenará el Time Line de sus seguidores y le darán unfollow de inmediato.

- Diga lo que piensa y siente pero de una manera creativa, sea cual fuere su ideología puede ser aceptado y querido por multitudes.

- No abuse de los hashtags, tampoco entre tarde sin haber leído los demás. A pesar de esto, comentar en los hashtags, especialmente en los trend topics diarios lo harán conocido.


- No son necesarias expresiones como "jajajajajajjajhjhjhjajajajajajajsuhdajk" a menos que tengan una intención en sí misma.

- No avise si da Unfollow. Hágalo y ya.

- No proteja sus tweets, si tiene miedo que su marido/esposa o su jefe/a lo lea, vuelva a Facebook.

- No se trata de "contar lo que estas haciendo todo el tiempo" esa es una falacia que circula en Facebook, propio de esa red social. Aquí hay pinceladas de realidad que sirve para nutrir la creatividad.

- No hable de Twitter con gente que no lo tiene.

- Que te "faveen" es mucho más gratificante que te hagan un RT. Favee tranquilo, tiene espacio hasta 3200 favoritos.

- Si ud ya hace todo esto y aún así no lo sigue nadie, vaya pensando en que no tiene mucha onda ni es demasiado inteligente ni ácido ni nada. Ud. es normal, cosa que a muchos les cuesta asumir.

- ¡Ah, me olvidaba! @wikiargentos comete todos estos errores a sabiendas de los perjuicios que causan y los hacemos igual. ¿Locos? no...simplemente preferimos vivir sin tantas reglas y felices con nuestras dos cifras de seguidores (no, mentira jaja)

¡Hasta la próxima!