jueves, 9 de febrero de 2012

La flecha envenenada


Desmitifiquemos villanos. La bruja de Blanca Nieves tenía un motivo atenuante. Ella, ama y señora del  los que por años, la más bella del Reino lejos, en el ranking del espejo vendido ese, no tenía por qué aguantarse a la mocosa esta, que no se sabe lavar la bombacha y le viene a escupir el asado con los enanos. 
Si, no lo niego, le envenenó la manzana. ¿Pero acaso cuántas de ustedes, mujeres maduras, han deseado con todas sus fuerzas que esa vecinita de veintipocos engorde como un cerdo y le salga celulitis, ¿eh? Cuántas le han convidado una porcioncita de una torta 70% manteca a esa cuñada que siempre esta en línea? Bueno, esto es parecido. 

Gargamel. Otro ser desgraciado y torturado por pitufos de colores que le escondían las cosas y le enredaban los cables de los auriculares, desmerecidamente catalogado como "el malo". ¡Pero por favor! ¡era un pobre tipo! "los atraparé, aunque sea lo último que haga!" Se le iba la vida en esto, y los otros maleducados se le reían en la cara ante su desgracia.

Reivindico al gato Tom, al Coyote (con el que me solidarizo profundamente), a Soraya la de Marimar (¡marginal!)

Lo que quiero decir con esto es que es muy fácil andar señalando con el dedo por ahí, sentenciando con juicios de valor a los que a los ojos de la sociedad son los "malos", los "tontos" o los "feos". En realidad es hasta estúpido tomar como propia una opinión sobre alguien sólo porque el resto lo vé de tal o cual manera. 

Las cosas en su lugar. 

Quizás con estas líneas se estén cuestionando opiniones que creían fundamentadas. Quizás estén sacando la cabeza por la ventana gritando en el patio interno del edificio. "Antes era ciego ahora puedo ver",  pero no crean que el camino termina aquí. Esta instrospección tiene dos caras. En este mundo cruel y superficial se condena hipócritamente todo lo que no cumple los 10 mandamientos (Por mas open mind que se crean es así), pero a su vez, e igualmente de peligroso, es el heco de que se vanaglorie a los falsos "héroes". 

Y es allí a donde queríamos llegar con este texto. El destino de esta travesía literaria. La meta de esta carrera hacia la iluminación intelectual. Lo que nos reúne hoy al rededor del fuego de la sabiduría. (Y así podría seguir un rato más. Pero me olvidé la guitarra en casa).

Cansados estamos en Wikiargentos de que los verdaderos culpables, los lobos con piel de cordero, se salgan siempre con la suya, airosos, triunfantes, y con el aplauso y ovación de la gente. 

Por ello es que emprendemos este desenmascaramiento popular.

Estoy hablando de un ser vil y rastrero que, debajo del disfraz de gordito simpático, de cachetes rozagantes, engaña al mundo entero. Se ríe desdeñosamente de nosotros con tretas engañosas. Usa un pañal como si fuera un niño inocente (en realidad tiene enanismo y salió de la carcel hace un par de años. El pañal es su manera de ocultar un tatuaje de tinta china en el glúteo derecho). Usa un par de alitas y con la excusa de hacerse el Roberto Galán (RIP) anda por ahí jugando con el corazón de la gente. Sabes que te digo yo, ídolo de tontos? Guardate tus flechitas del amor en donde no te da el sol, CUPIDO GIL!

Sus víctimas son elegidas al azar, no tiene un patrón de conducta, por eso es tan difícil atraparlo. Tiene un 100% de efectividad con sus objetivos, les apunta, y zas! Te agarro desprevenido.

El tema empeora porque, lejos de defenderse, sus víctimas, ciegas de "amor" (la sustancia venenosa que el malvado cupido inyecta en sus flechas) creen que todo esta bien. Todo es maravilloso, los pajaritos cantan melodías de Bethoven (GUAU GUAU GUAUGAUUUUU)  encontraron a su media naranja, su alma gemela, su compañero de vida. "Siento que te conozco desde siempre". Todas giladas. 

El primer síntoma visible es la necesidad irrefrenable de comenzar a llamar a esa otra persona que nos quita el sueño (otra consecuencia más, el insomnio) por apodos que francamente le darían verguenza ajena a una maestra jardinera. "Gordito/a", "Amorcito", "Mi vida" son los más suaves. En ciertos casos se han relevado casos graves de diminutismo tales como "Caramelito de miel", "Pochoclito mío", "Pastelito de papas mío" "Bichito de Luz bañado en dulce de leche repostero mío". Asco.

Luego, los problemas en la vista. Ese "otro", el cual puede aparecer despeinado y con agujeros en la ropa interior, será visto por nuestros ojos como el ser sobre la faz de la Tierra más prolijo, bello y deleitable que hayamos visto. Abrumado de amor lo/la invitás al casamiento de tu hermana, al que de seguro caerá con una mancha de salsa en la ropa, pero a vos no te importa.

Hasta aquí, todo muy lindo. Hasta nos dan ganas de ser flechados. Y así lo sería si no fuera porque luego comienzan los grises.

Casos en los que la novia copada se vuelve una controladora recalcitrante que te llama cada 2 horas preguntando donde estás. Si estás jugando al fútbol va a querer que pongas el celular en alta voz para escuchar el "Ruido a cancha".
Casos en los que el príncipe del cuento se olvida de llamarte porque estaban dando el partido. Y es tu cumpleaños.
Casos en los que la simbiosis fue tan extrema que ambos se alejaron del mundo que los rodeaba. Tus amigos se juntan y vos estás viendo Sex and the City con la controladora.
Casos en los que el "para siempre" se desmorona cuando aparece una ex. Y eso que te dijo que lo tenía superadísimo, entre lágrimas.

Esten atentos. Feliz San Valentín!

@demuza