viernes, 24 de agosto de 2012

Tips para reconocer a una verdadera conchuda



En este artículo vengo a derribar la desvalorización que sufre la llamada Conchuda. Porque ser conchuda no es un defecto, es un trabajo.
La Conchuda  no es una jodida porque sí, es el resultado de la justicia por mano propia a nivel doméstico; o, visto desde otra perspectiva, una luchadora de la balanza kármica a escala local. 

La Conchuda es una estratega nata,  su capacidad de análisis de variables es digna de un matemático y su criterio de justicia cercano a la Inquisición.
Una Conchuda sabe que a las palabras se las lleva el viento, por eso nunca hace reclamos sino que hace sentir el costo de una mala acción.

Se puede identificar a una verdadera Conchuda con acciones como las siguientes:

La conchuda ama de casa

1) Limpia el espacio cercano al televisor justo cuando su hombre está mirando el único partido semanal de su equipo. Se pone calza.

2) Deja sueltos a los cuatro hijos de su amiga pasando frente a la consola mientras él juega.

4) Cada tanto se le rompe LA botella de vino que él tenía especialmente guardada para el asado del domingo. Ella no toma vino.

5) Pasa la aspiradora mientras él mira su programa  de debate político favorito.

6) Hace arroz para llenar tres tuppers de almuerzo para el laburo, cuando él  le avisó que no llegaba a cenar.

7) Siempre está sedienta de sexo justo el día jueves, que el él tiene el fulbito semanal, a sabiendas del  mal estado físico que ostenta para bancarse otro round.

8) Lo hace salir en busca de un antojo a la madrugada y apenas dar el primer bocado, vomita.

9) Planea la cesárea con el obstetra el día anterior a la fiesta de casamiento de su mejor amigo.

10) Acierta con precisión suiza con el momento en que sale el asado de la parrilla para llamar un taxi y llevar al nene al médico porque tiene unas líneas fiebre.

11) ¿Irse de viaje una semana y dejarle en el depto?. Nada es gratis, el perro amaestrado atacará con colmillos los tobillos de cada extraño que ingrese. 

12) A las remeras que le regala la suegra a su marido las mete en el lavarropas con ropa de otro color y programa de lavado full extra largo.

13) Cuando se encuentra con una amiga que adelgazó más de lo debido y le dice: "¡ay estás demacrada!". Mira fijo al marido para que asienta con la cabeza.

14) Va comer a lo de la suegra y lleva de postre la especialidad de ella. Critica sutilmente la comida.


La conchuda en su casa (y el marido salió de joda)

15) Deja la llave puesta del lado de adentro.

16) Sabe que él canceló un asado con los amigos para hacer buena letra y quedarse en casa,  ella aprovecha y sale con  amigas.

17) “¡Ay! ¿No te llegó el SMS? Te avisé que mis viejos venían a cenar hoy..."  (la noche del asado por el triunfo de su equipo en un campeonato).

18) Deja el baño sin papel higiénico cuando sabe que el marido viene de un asado con mucho fernet.

19) Usa el secador de pelo un domingo a las 8 de la mañana al otro día. Brushing express.

La conchuda en el trabajo

20) Pide “una boludez” a un subordinado (que le va a llevar 45 minutos mínimo) 5 min. antes de la hora de salida.

21) Responde con copia a los gerentes cuando detecta un error a un compañero.

22) Hace chistes a viva voz respecto al horario de entrada de un compañero que llega un ratito tarde.

23) Si algún día llega demasiado temprano porque tuvo que llevar los chicos a la escuela, fotocopia libros completos que nunca leerá.

24) Si hay dos empleados que tienen "onda", le pregunta insistentemente a él qué tiene en el tupper, a la voz de: "¿A vos te cocina tu mujer no?".


Recuerde, si convive con una Conchuda, nunca nada es casual.

@MadamLePonz


sábado, 18 de agosto de 2012

Olimpíadas especiales

A una semana de finalizados, pensamos, (que pensamos) que siempre que se transita una edición de los juegos olímpicos, surgen distintas propuestas de cambiar cosas como agregar deportes o cuestionar otros.
No falta el cuñado que en un asado de domingo, mientras prepara el morcipán, esputa "¿por qué no hay rugby?", o "ya es hora que haya ajedrez", mientras su mujer prepara la ensalada  mirando bultos en HD de los 110 metros con vallas masculinos.
Jamaica tiene aguante.

Y mientras las mujeres debaten qué disciplina es la acreedora de los mejores cuerpos, nosotros intentamos mejorar la tipografía y la canción oficial de los juegos olímpicos, que como buenos latinos, no le encontramos la vuelta, el argentino medio NO LA PUEDE CREER,  que Shakira, Ricky Martin o Diego Torres, no hayan participado de la música.

Si la ceremonia de apertura y cierre nos resfregó en la cara lo increíble que es rock inglés (aunque nos dieron un alivio con las Spice Girls), nos da un poco de envidia, sana. Bah, no existe la envidia sana, y menos con los ingleses, que lo único que les faltó es cerrar todo con "Somos los Piratas" de los Auténticos Decadentes.

También desconfiamos de Bonadeo, que no puede saber de todos los deportes, tranquilamente "mete fruta" sobre badminton y uno se la cree, aunque haya adelgazado muy rápido y todavía no actualizó el vestuario, lo bancamos, porque si Bonadeo lo dice, debe ser cierto.

Para Argentina fueron sólo 4 medallas pero al menos pudimos ver y opinar (que nos encanta) de todas las demás en HD slow motion, con los LCD que todavía estamos pagando desde el último mundial de fútbol, la tecnología nos permitió además, darnos cuenta que la depilación definitiva llegó para quedarse, incluso en los antebrazos y piernas de los aguerridos jugadores de fútbol que ahora no escatiman en la "láser pulsada".

Cabe destacar que también tenemos nuevos héroes nacionales como Sebastián Crismanich, que aunque no entendamos nada de taekwondo sabemos que ganó 1 a 0 y que el oro no nos lo saca nadie, porque el oro es más nuestro que de él, que ya piensa en los próximos juegos olímpicos en Brasil 2016 y es nuestra mayor esperanza, pero el papelón de los buzos comprados en La Salada nos atormentará por siempre.
El flagelo de los buzos Signia.

¿Brasil dije? wait...¿Brasil no hace también el Mundial en 2014?, sí señor. El sueño del bar en la playa está más cerca, tenemos doble excusa para tirar todo por la gorda y decir "má sí, me voy a Brasil, allá no me puede ir mal".

Si pudimos sobrevivir a la sana envidia con Inglaterra no creo que podamos soportar el éxito deportivo y como nación de LOS BRASILEROS (forma despectiva de referirnos a ellos). Yo pienso que es el momento de invadir Brasil y quedarnos con las playas y las negras, en una de esas, quien  te dice, nos quedamos con un mundial, varios oros olímpicos, y la concesión de todos los bares de toda la costa brasileña.

@Piojor